Bienvenidos a KPI Latinoamerica
KPI LATAMKPI LATAMKPI LATAM
55 6201 6488
México, Centro y Sudamérica
KPI LATAMKPI LATAMKPI LATAM

¿Sabes negociar? Hagamos el siguiente test:

Tu pareja desea pasar las vacaciones esquiando en la montaña y tú en la playa.

Tú:

  1. Lloras desconsoladamente para que cambie de opinión.
  2. Le empujas para que se rompa una pierna.
  3. Te compras un abrigo.

 

Tú jefe te pide quedarte más tiempo trabajando cuando ya tienes otros compromisos.

Tú:

  1. Llamas al sindicato y lo denuncias por explotador.
  2. Le pides un aumento.
  3. Aceptas y alimentas tu úlcera.

 

Tu hijo aún no terminó sus exámenes y te pide permiso para viajar con unos amigos.

Tú:

  1. Le das un sermón acerca de lo aplicado y responsable que eras a su edad.
  2. Te ríe a carcajadas.
  3. Le dices que hable con su otro (a) tutor (a).

 

Tu socio quiere comprar un vehículo para las entregas de la empresa y tú tercerizar el servicio.

Tú:

  1. Le muestras estadísticas acerca de los accidentes de tránsito.
  2. Le amenazas con pasarse a la competencia.
  3. Le recomiendas una agencia de automóviles.

 

Las cañerías de tu vecino se rompieron y su casa se inundó., tu vecino no quiere compensarte por los daños.

  1. Inicias un juicio.
  2. Secuestras a su mascota.
  3. Haces un curso de buceo.

 

Acabas de comprar un televisor y no funciona.

Tú:

  1. Haces un escándalo en la tienda para que te devuelvan el dinero.
  2. Escribes al presidente de la compañía comentándole tus conexiones con la prensa (y la mala publicidad que sería difundir su caso) y reclamas uno más grande en compensación.
  3. Llamas al técnico.

 

En concreto…

 

Más allá de lo “chistoso” que pueda parecerte este test, estas situaciones pueden volverse “trágicas” cuando no sabemos negociar.

 

Todos “negociamos” tanto en nuestra vida personal como profesional. Lo hacemos cuando deseamos algo de nuestras familias, de nuestro trabajo, o de la comunidad donde vivimos, es decir, a diario.

 

Algunas veces es fácil negociar pero otras la tarea se dificulta y nos “trabamos”, nos enojamos y finalmente nos decepcionamos al no encontrar medios para satisfacer nuestros intereses. Por tal motivo, aprender a negociar puede ayudarnos a trabajar más efectivamente con nuestros colegas, clientes y jefes y a construir y mantener relaciones más saludables.

 

¡Aprende a negociar efectivamente!

X
×